Joel on Software

Joel on Software   La Opinión de Joel sobre qué es Software

 

Otros artículos de "Joel on Software" en Español

Otros artículos de "Joel on Software" en Inglés

Envíele un Email al autor (solo en Inglés)

 

Las Big Macs contra El Chef Desnudo


Por Joel Spolsky
Traducido por Iván Cavero Belaunde
Editado por Iván Vega Rivera
18/1/2001

El misterio: ¿Por qué es que algunas de las más grandes compañías de consultoría de TI en el mundo hacen los peores trabajos?

¿Por qué es que la las nuevas y emprendedoras compañías consultoras arrancan con una serie de logros espectaculares, crecimiento meteórico, para luego degenerar rápidamente hacia la mediocridad?

He estado pensando sobre esto, y pensando sobre como es que Fog Creek Software (mi compañía) debiera crecer. Y las mejores lecciones que encontré vienen de McDonald's. Si, me refiero a la horrible cadena de restaurantes de hamburguesas.

El secreto de las Big Macs es que no son muy buenas, pero todas ellas no son muy buenas de exactamente la misma forma. Si usted está dispuesto a vivir con lo "no muy bueno", puede comerse una Big Mac sin la más absoluta posibilidad de ser sorprendido en lo más mínimo.

El otro secreto de las Big Macs es que uno puede tener un coeficiente intelectual que raya entre "idiota" e "imbécil" (por usar los términos científicos) y aún así será capaz de producir Big Macs que son exactamente tan comunes como todas las otras Big Macs del mundo. Eso es porque la verdadera receta secreta de McDonald's es su enorme manual de operaciones, que describe en gran detalle el procedimiento exacto que cada franquicia debe seguir para cocinar una Big Mac. Si una hamburguesa Big Mac se fríe durante 37 segundos en Anchorage, Alaska, también será frita por 37 segundos en Singapur; no 36, ni 38. Para cocinar una Big Mac uno simplemente sigue las malditas reglas.

Las reglas han sido diseñadas cuidadosamente por personas razonablemente inteligentes (en la McDonald’s Hamburger University) para que los torpes puedan seguirlas con la misma facilidad que los creadores de dichas reglas. De hecho, las reglas incluyen todo tipo de precauciones creadas para compensar los típicos errores humanos, como por ejemplo campanas que suenan si uno deja las papas demasiado tiempo en el aceite. Hay relojes con alarma y sistemas de medición en todas partes. Hay un sistema para asegurarse de que el conserje compruebe que los baños estén limpios cada media hora (pista: no lo están).

El sistema básicamente asume que todo el mundo cometerá errores varias veces, pero las hamburguesas que salen serán, este, consistentes, y siempre le preguntarán si desea papas fritas para acompañar.

Solo por diversión, comparemos un cocinero de McDonald’s, que sigue las reglas con exactitud y no sabe nada sobre comida, a un genio como el Chef Desnudo (The Naked Chef), el guapo Inglés Jamie Oliver (si decide salir de este sitio y seguir ese vínculo para ver los videos estilo MTV del Chef Desnudo preparando aioli de albahaca, tiene mi bendición. Entre en buena salud). En fin, comparar a McDonald's con un chef gourmet es completamente absurdo, pero por favor hagan a un lado su incredulidad por un momento, ya que hay algo que aprender aquí.

Ahora bien, el Chef Desnudo no sigue ningún apestoso Manual de Operaciones. No mide nada. Mientras esta cocinando, usted ve un frenesí de comida sacudida y siendo arrojada por aquí y allá. "Simplemente pondremos una pizca extra de romero por acá, que no lo arruinara, y le daremos una buena sacudida", dice el. "Amásenlo así. Perfecto. Solo espárzanlo por todos lados." (Si, de verdad se ve como si simplemente lo esparciera por todos lados. Lo siento, pero si yo intentara esparcirlo de esa forma, no funcionaría). Le toma como 14 segundos y básicamente ha improvisado una comida gourmet completa con filete de lubina asado y rebanado relleno de especias, horneado en papas y setas con una salsa verde. Delicioso.

Bueno, creo que es bastante obvio que la comida del Chef Desnudo es mejor que lo que obtiene en McDonald’s. Incluso si suena como una pregunta estupida, vale la pena preguntar porque. No es una pregunta tan estupida. ¿Por qué es que una gran compañía de increíble escala, con inmensos recursos, acceso a los mejores diseñadores de comida que el dinero puede comprar, y con un infinito flujo de dinero no puede producir una buena comida?

Imagínese que el Chef Desnudo se aburre de producir en TV y abre un restaurante. Por supuesto, siendo un chef brillante, la comida sería increíble, el local estaría lleno de clientes y tendría impresionantes ganancias.

Cuando usted tiene un restaurante muy provechoso, se da cuenta rápidamente que incluso si esta repleto todas las noches, y así cobre $19 por un aperitivo y $3.95 por una coca, las ganancias llegan a un tope natural, porque un solo chef solo puede cocinar cierta cantidad comida. Así que contrata otro chef, y quizás abre otros locales, tal vez en otras ciudades.

Y aquí aparece un problema: lo que nosotros en el ámbito tecnológico llamamos el problema de escalabilidad. Cuando se intenta clonar un restaurante, se tiene que decidir entre contratar otro gran chef del mismo calibre (en cuyo caso, ese chef probablemente querrá y esperará quedarse con la mayor parte de las ganancias creadas por el, así que para que molestarse), o contratar a un chef joven, más barato el cual no será tan bueno, pero pronto los clientes se darán cuenta y no irán al segundo local.

La forma más común de manejar el problema de escalabilidad es contratar a chefs baratos que no saben nada, y darles reglas tan precisas sobre como crear cada platillo, que no "pueden" meter la pata. Simplemente siga estas reglas y listo, ¡cocinara grandes comidas gourmet!

Un problema: no funciona muy bien. Hay un millón de cosas que un buen chef hace que tiene que ver con improvisación. Un buen chef divisa unos mangos de primera en el mercado de productores e improvisa una salsa de mango con cilantro para el pescado del día. Un buen chef compensa una escasez temporal de papas creando alguna otra guarnición con hojuelas de taro. Un chef autómata que simplemente sigue instrucciones tal vez podrá cocinar un platillo cualquiera cuando todo funciona a la perfección, pero sin verdadero talento y habilidad, no podrá improvisar, por lo cual usted nunca verá jícama en McDonald's.

McDonald's necesita una variedad muy particular de papa, la cual cultivan por todo el mundo, y que cortan con anticipación, y luego la congelan en cantidades masivas para sobrevivir la escasez. El procesamiento de las papas significa que las papas a la francesa no son tan buenas como podrían ser, pero ciertamente son consistentes y no requieren habilidades de chef. De hecho, McDonald's hace cientos de cosas para asegurarse que su producto pueda ser producido con una calidad consistente por cualquier idiota que pase por la cocina, así esto signifique que la calidad sea "un poco" menor.

En resumen, hasta ahora:

  1. Algunas cosas requieren de talento para hacerse realmente bien.
  2. Es difícil tener talento a la medida.
  3. Una forma en que la gente intenta igualar el talento es haciendo que el talentoso cree las reglas para que los menos talentosos las sigan.
  4. La calidad del producto resultante es muy baja.

Usted puede ver exactamente la misma historia desenrollarse en la consultoría de TI. ¿Cuántas veces la ha escuchado?

Mike estaba insatisfecho. Había contratado a una gran compañía de consultores de TI para construir El Sistema. Los consultores contratados eran incompetentes que seguían hablando sobre "La Metodología" y quienes gastaron millones de dólares fallando en producir una sola cosa.

Por suerte, Mike encontró a un joven programador que era verdaderamente inteligente y talentoso. El joven programador construyó su sistema completo en un día por $20 y pizza. Mike estaba alborozado. Recomendó al joven programador a todas sus amistades.

El Joven Programador comienza a acumular el dinero. Pronto, tiene más trabajo del que puede manejar, así que contrata a un grupo de gente para que lo ayude. La buena gente quiere demasiadas prestaciones, así que decide contratar a programadores todavía más jóvenes recién salidos de la universidad y "entrenarlos" con un curso de 6 semanas.

El problema es que el "entrenamiento" no produce realmente resultados consistentes, y entonces el Joven Programador comienza a crea reglas y procedimientos que lleven a resultados más consistentes. Pasan los años y el libro de reglas crece y crece. Pronto es un manual de 6 tomos llamado La Metodología.

Luego de algunas docenas de años, el Joven Programador es ahora un Gran Incompetente Consultor de TI con metodología-con-M-mayúscula, y muchas personas que obedecen a ciegas La Metodología, incluso cuando al parecer no funciona, porque no tienen mugre idea alguna de que otra cosa hacer y no son realmente programadores talentosos -- son simplemente inocentes licenciados en ciencias políticas que tomaron el curso de 6 semanas.

Y el Nuevo Gran Incompetente Consultor de TI comienza a meter la pata. Sus clientes están descontentos. Y otro joven y talentoso programador llega y se lleva a sus clientes, y el ciclo empieza de nuevo.

No necesito mencionar nombres, aquí, este ciclo ha sucedido una docena de veces. Todas las compañías de servicios de TI sucumben ante la avaricia e intentan crecer con más rapidez de lo que pueden encontrar gente con talento, y crean capas sobre capas de reglas y procedimientos que ayudan a crear resultados "consistentes", aunque no muy brillantes.

Pero las reglas y procedimientos solo funcionan cuando nada va mal. Varias compañías consultoras de "sitios Web con bases de datos" brotaron durante el último par de años y llenaron su personal enseñando a simples amateurs las catorce cosas que uno debe saber para crear un sitio Web con base de datos ("aquí tienes el comando SELECT muchacho, anda y construye un sitio Web"). Pero ahora que las compañías de Internet se derrumban y hay una repentina demanda de programación GUI de alto nivel, habilidades en C++, y ciencia informática verdadera, los muchachos que solo cuentan con comandos SELECT en su arsenal, encuentran una curva de aprendizaje muy elevada y no pueden ponerse al día. Pero siguen intentándolo, siguiendo las reglas en el capítulo 17 sobre normalización de bases de datos, la cuales misteriosamente no aplican en el Nuevo Mundo. Los brillantes fundadores de estas empresas ciertamente podrían adaptarse al nuevo mundo: son talentosos científicos de informática que pueden aprender cualquier cosa, pero la compañía que han construido no se puede ajustar porque han sustituido al talento por un libro de reglas, y los libros de reglas no se ajustan a los nuevos tiempos.

¿Cuál es la moral de la historia? Tenga cuidado de las Metodologías. Son una gran forma de elevar a todos a un nivel mediocre pero pasable de desempeño, sin embargo al mismo tiempo son exasperantes para la gente más talentosa que se irrita con las restricciones impuestas sobre ellos. Es bastante obvio para mí que un chef con talento no va a estar contento cocinando hamburguesas en McDonald's, precisamente por las reglas de McDonald's. Entonces, ¿por qué es que los consultores de TI presumen tanto de sus metodologías? (No tengo idea).

¿Qué significa esto para Fog Creek? Pues bien, nuestra meta nunca ha sido convertirnos en una enorme compañía consultora. Hacemos consultoría como un medio hacia un fin -- la meta a largo plazo es ser una compañía de software que siempre tiene ganancias, y llegamos a esa meta haciendo trabajo de consultoría para suplementar nuestros ingresos por venta de software . Seguiremos haciendo consultoría hasta que los ingresos de software cubran nuestros gastos. Una vez allí, seguiremos haciendo consultoría pero podremos seleccionar y elegir nuestros compromisos con más libertad, y nos enfocaremos principalmente en contratos de consultoría que soporten nuestro software. El software, como ustedes saben, se escala increíblemente bien. Cuando una nueva persona adquiere FogBUGZ, hacemos más dinero sin gastar más dinero.

Más importante es nuestra obsesión en contratar a los mejores... estamos perfectamente contentos con mantenernos como una compañía pequeña si no podemos encontrar a suficientes personas con talento (aunque con seis semanas de vacaciones al año, encontrar gente parece no ser mayor problema). Y nos rehusamos a crecer hasta que la gente ya contratada haya aprendido lo suficiente para convertirse en mentores y maestros de los nuevos reclutas.



Esté articulo apareció originalmente en Inglés con el nombre Big Macs vs. The Naked Chef  

Joel Spolsky es el fundador de Fog Creek Software, una pequeña empresa de software en Nueva York. Es titulado por la Universidad de Yale y ha trabajado como programador y gerente en Microsoft, Viacom, y Juno.


El contenido de estas páginas representan la opinión de una persona.
Todo el contenido es Copyright ©1999-2005  por Joel Spolsky. Todos los derechos son reservados.

FogBUGZ | CityDesk | Fog Creek Software | Joel Spolsky