Joel on Software

Joel on Software   La Opinión de Joel sobre qué es Software

 

Otros artículos de "Joel on Software" en Español

Otros artículos de "Joel on Software" en Inglés

Envíele un Email al autor (solo en Inglés)

 

¿Cuál es el trabajo de los Perros en este País?


Por Joel Spolsky
Traducido por Leonardo Herrera
Editado por Jerry Elizondo
5.5.2001

¿Cuan ingenuos pudimos ser?

Habíamos asumido que Bezos sólo estaba reinventando las ganancias; por eso no se veían al sacar cuentas.

El año pasado, cerca de esta fecha, comenzaron a aparecer noticias sobre las primeras puntocom en caer. Boo.com. Toysmart.com. La mentalidad "Volverse Grande Rápido" no estaba funcionando. Quinientos treintañeros vistiendo Dockers descubrieron que sólo copiar a Jeff Bezos no constituía un plan de negocios.

Estas últimas semanas se han sentido especialmente tranquilas aquí en Fog Creek. Estamos finalizando Citydesk; me gustaría hablar sobre Citydesk, pero eso tendrá que esperar. Lo que necesito decir es acerca de la Comida para Perros.

¿Comida para Perros?

El mes pasado, Sara Corbett nos habló acerca de los Chicos Perdidos, refugiados sudaneses entre 8 y 18 años separados de sus familias y forzados a una marcha forzada de cien millas que comenzaba en Sudán, pasaba por Etiopía, de nuevo Sudán, y finalmente a Kenia. La mitad murieron en el trayecto; de hambre, de sed, a causa de los cocodrilos. Unos pocos fueron rescatados y enviados a lugares tales como Fargo, en Dakota del Norte, justo en la mitad del invierno. "¿Hay leones en estos matorrales?", preguntó uno de ellos, mientras viajaban en un automóvil desde el aeropuerto hacia su nuevo hogar.

Pedro tocó mi hombro. Estaba sosteniendo una lata de Comida para Perros Purina. "Discúlpeme, Sara, ¿me puede decir qué es esto?" Detrás de él, la comida para mascotas estaba apilada prácticamente desde el suelo hasta el techo. "Hm, esa es comida para nuestros perros", respondí, tratando de imaginar cómo debe sonar eso para un hombre que ha pasado los últimos ocho años de su vida comiendo avena. "Oh, ya veo", dijo Pedro, devolviendo la lata al mostrador y mostrándose satisfecho. Empujó su carro de compras unos pasos y se volvió nuevamente, con expresión inquisitiva. "Dígame", dijo, "¿cuál es el trabajo de los perros en este país?" [New York Times Magazine, 1 de Abril de 2001]

Perros. Sí, Pedro. Fargo tiene suficiente comida, incluso para perros.

Ha sido un año deprimente.

Oh, todo comenzó tan divertido, apilándonos en el B2B y el B2C y el P2P, como una familia feliz subiéndonos a nuestra suburban para una salida dominguera a la tienda de Donuts Krispy Kreme. Pero esperen, esa aún no es la parte divertida.

La parte divertida fue el ver fallar a los peores planes de negocios, al mismo tiempo que sus acciones iban de 316 a 3/16. ¡Tomen eso, charlatanes de la nueva economía! Ah, el schadenfreude. Ahh, el regocijo, cuando una vez más Wired Magazine probó que una vez que pone algo en su portada, dentro de unos pocos meses esa misma cosa resultará ser algo absolutamente estúpido y errado. Y con esta cosa de la Nueva Economía, Wired realmente la hizo grande, pues debieron saber para entonces cuán terrible puede ser su portada para cualquier tecnología o compañía o meme, después de años de alabar al smell-o-rama, condenar compañías de juegos y de decir cómo PointCast va a reemplazar la web, no, esperen, PointCast ya reemplazó la web, en Marzo de 1997. Pero tentaron el destino de todas formas, y no sólo pusieron la Nueva Economía en su portada, sino que publicaron todo un condenado número dedicado a la Nueva Economía, condenando así al NASDAQ a caer como una oveja aprendiendo a volar.

Goats

Pero el alegrarse a costa de los infortunios de los demás no nos puede entretener mucho tiempo. Ahora se está volviendo deprimente, y sé que la economía no está oficialmente en depresión, pero yo sí lo estoy. No por tantas empresas perdidas, pero debido a que el zeitgeist es deprimente. Y ahora tenemos que comer comida para perros en vez de Krispy Kremes.

Que es lo que estamos haciendo, pues la vida sigue su curso. Incluso cuando todos caminan alrededor cabizbajos, lamentándose por las horas que dedicaron con devoción, arruinando su salud y vida amorosa por el bien de las acciones de SockPuppet.com, la vida sigue su curso. Y el ciclo de desarrollo de productos debe seguir, y nosotros, en Fog Creek, estamos llegando a la parte en el ciclo de desarrollo donde uno debe comer su propia comida para perros. Por lo que, por algún tiempo, seremos Dog Creek Software.

Comer su propia comida para perros es el nombre que le damos aquellos que trabajamos en la industria del software al proceso de realmente usar nuestro propio producto. Había olvidado cuán efectivo es hasta que, hace un mes atrás, me llevé una copia de CityDesk (pensando que estábamos a tres semanas de lanzarlo) y traté de crear un sitio con él.

¡Uf!. Habían unos errores que hicieron literalmente imposible proceder, así que tuve que arreglarlos antes de poder siquiera continuar. Todas las pruebas realizadas, meticulosamente accediendo a cada menú y verificando si funcionaba perfecto, no mostraron los errores que me hicieron imposible hacer lo que el producto se supone está diseñado para hacer. Tratar de usar el producto, como un cliente lo haría, encontró estos problemas en un minuto.

Y no sólo eso. A medida que trabajaba, sin ni siquiera ejercitar las características del producto, tratando simplemente de crear un sitio sencillo, encontré 45 errores en una tarde de domingo. Y soy un hombre perezoso, no pude haber trabajado más de 2 horas en esto. Ni siquiera traté de hacer nada excepto usar las funcionalidades más simples del producto.

El lunes siguiente, cuando llegué al trabajo, junté al equipo en la cocina. Les hablé acerca de los 45 errores (para ser justos, muchos de éstos no eran realmente defectos pero cosas simples que no eran tan convenientes como deberían.) Entonces sugerí que todos construyeran al menos un sitio en serio usando CityDesk para encontrar más errores. Eso es lo que constituye comer su propia comida para perros.

Aquí hay un ejemplo del tipo de cosas que encuentras al hacerlo.

Supongo que mucha gente tratará de importar sitios existentes en CityDesk por copiar y pegar código HTML. Eso funciona perfectamente. Pero cuando intenté importar una página real desde el sitio del New York Times, pasé un día completo pacientemente editando HTML, buscando todas las etiquetas IMG (apuntando a imágenes externas), bajando las imágenes desde el web, importando esas imágenes hacia CityDesk y finalmente ajustando las etiquetas IMG para que apuntaran a las imágenes internas. Es difícil de creer, pero un sólo artículo de ese sitio web contiene acerca de 65 IMG apuntando a 35 diferentes imágenes, algunas de las cuales son espaciadores de 1 píxel que son muy difíciles de bajar usando un navegador. Y CityDesk tiene la divertida compulsión de cambiar el nombre de las imágenes importadas a un numero canónico, y ni siquiera tiene una vía de encontrar que número es, así que al final me tomó un día completo importar una página a CityDesk.

Esto se estaba volviendo un poco frustrante, así que salí y trabajé en el jardín por un rato. (No tengo idea qué haremos para aliviar el stress cuando esté todo limpio. Gracias a Dios que no podemos pagar un servicio de jardinería.) Y fue entonces cuando se me ocurrió. ¡Hey, soy un programador! En el tiempo que me tomó importar una página y ajustar las imágenes, ¡podría haber escrito una subrutina que hiciera eso automáticamente!. En efecto, probablemente me tomó menos tiempo escribir la subrutina. Ahora importar una página toma cerca de medio minuto, en vez de un día, y básicamente está libre de errores.

Guau.

Es por eso que uno come su propia comida para perros.

Y cuando Michael trató de importar algunos sitios, encontró cerca de 10 errores que yo introduje por equivocación. Por ejemplo, encontramos sitios web que usan nombres complicados para las imágenes que no pueden ser convertidos a nombres de archivos cuando los importas, pues contienen signos de interrogación, que son permitidos en URLs pero no en nombres de archivo.

Algunas veces uno baja algún programa, y sencillamente no puede creer que tan malo es, o cuán difícil es lograr las más sencillas tareas que el programa supone solucionar. Cuando esto pasa, hay una alta probabilidad de que los desarrolladores no lo usen.

Tengo un ejemplo aún más divertido sobre la falta de comer su propia comida para perros. ¿Adivinan que producto para correo electrónico era usado internamente en Juno Online Services? [Si alguien está recién llegando por aquí, trabajé en el equipo del programa cliente de Juno por algunos años]

Hmm, ¿alguien supuso Juno, dado que era, uh, nuestro producto?

No. Algunas pocas personas, incluyendo el presidente de la compañía, usaban Juno en su casa. Los restantes 175 de nosotros usábamos Microsoft Outlook.

¡Y por buenas razones! El programa cliente de Juno no era sencillamente muy bueno como cliente de correo electrónico; por dos años, las únicas cosas en que trabajamos fueron en buscar mejores alternativas para mostrar publicidad. Muchos de nosotros pensábamos si tuviésemos que usar el producto, lo habríamos mejorado, aunque fuera para aliviar nuestro propio dolor. El presidente era muy insistente en mostrar ventanas emergentes con publicidad en seis diferentes puntos, hasta que llegó a su casa y se encontró con las seis ventanas con publicidad. Entonces dijo "¿Sabes? Quizás sólo dos ventanas."

AOL estaba consiguiendo clientes a tasas increíbles, en parte debido a que proveía una mejor experiencia para el usuario que Juno. Y nosotros no lo entendimos, pues no comíamos nuestra propia comida para perros. Y no comíamos nuestra comida para perros, porque era desagradable, y la gerencia era tan disfuncional que simplemente no teníamos permitido arreglarla, y al menos hacerla tolerable al gusto.

En fin. CityDesk está comenzando a verse mucho mejor. Hemos arreglado todos esos errores, encontrado algunos más, y arreglados aquellos, también. Estamos agregando características que olvidamos en el diseño inicial, pues se han vuelto obviamente necesarias. Y estamos cerca de finalizar. ¡Hurra!, y afortunadamente, ya no tenemos que batallar contra 37 compañías, cada una con 25 millones de dólares en capital de riesgo, compitiendo en contra nuestra dando su producto gratis en intercambio de acceder a tener un enorme aviso publicitario tatuado en la frente de sus clientes. En la post nueva economía, todos están tratando de encontrar cuánto pueden cobrar. No hay nada malo con la post-nueva economía, si uno es listo. Pero todas las noticias sin fin sobre el "punto com" habla más acerca de la falta de creatividad de los editores de prensa de negocios que otra cosa. Lo siento, fuckedcompany.com, fue divertido por un mes o algo así, pero ahora es simplemente patético. Nosotros nos enfocaremos en mejorar nuestro producto, y en permanecer en el negocio, mediante el expediente de escuchar a nuestros clientes y comer nuestra propia comida para perros, en vez de volar por todo el país tratando de obtener más capital de riesgo.



Esté articulo apareció originalmente en Inglés con el nombre What is the Work of Dogs in this Country?  

Joel Spolsky es el fundador de Fog Creek Software, una pequeña empresa de software en Nueva York. Es titulado por la Universidad de Yale y ha trabajado como programador y gerente en Microsoft, Viacom, y Juno.


El contenido de estas páginas representan la opinión de una persona.
Todo el contenido es Copyright ©1999-2005  por Joel Spolsky. Todos los derechos son reservados.

FogBUGZ | CityDesk | Fog Creek Software | Joel Spolsky